lunes, 28 de noviembre de 2011

Alma que te vende

Y las primeras lágrimas brotan sin permiso al escuchar las primeras notas de una guitarra...
¡No! ¡Qué digo las primeras!, brotan todas a la vez, de golpe, ¡todas!, como una riada imparable, como un aluvión resbaloso. En un instante mis ojos son dos cascadas, dos algodones empapados que se vacían, se vuelven dos nubes en una tormenta.
Las lágrimas se abren camino entre los dedos y corren por mis manos que están pegadas a mi cara; resbalan por mi brazo, se cuelan dentro de mi vestido, y son lágrimas, no son estrellas. No sé si llegarán a ser estrellas, pero ahora son lágrimas que me roban mi coraza, que hacen surcos en la piedra, y no son de amor; son lágrimas del alma, las que curan y las que matan, las que llevan imágenes dentro de ellas y tienen vida por sí mismas, y se agolpan, se empujan las unas a las otras en mis ojos, ahora algodones.
Ya no hay marcha atrás, ya no podré parar hasta que la riada pare por sí misma, hasta que se sequen los ojos, o hasta que me quede sin alma.

¡Oh, lágrimas! ¡Qué traicioneras sois!
¡Oh, alma! ¿Por qué me vendes de esta manera?
¡Oh, mis ojos! ¿Cuándo vais a parar?
¡Oh, corazón! Por qué no te volverás de piedra también...

¡Lágrimas! ¡Venid todas a por mí!
¡Venid de una vez y para siempre!
¡Como un ejército implacable!
Como esta noche, clavando vuestras lanzas en mi corazón, asediando mis ojos.
Venid… Aquí os estoy esperando, os aniquilaré con esas mismas notas de guitarra y con mi voz, y tarde o temprano os convertiré en estrellas. Tarde o temprano, si lloro, lo haré por vosotras, porque os habré vencido.

Esta noche la propia alma pesa más que la piedra. Esta noche no puedo volar, mis saladas agresores me roban la visibilidad. No volaré. Miraré desde las alturas los cálidos hogares con las ventanas encendidas, me colaré con mi imaginación en la intimidad de ellos y fantasearé con la futura luz de las mías.
(De "Crónicas de La Gárgola almada")



Saludos con el viento.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Nothing compares to you

La guardo para mí.
Esta necesidad
que tengo de tus huesos,
este tapiz que deshace la aurora
cuando se exhibe lejos de tus venas.
Para mí la punzada de tus ojos
en cada noche muerta,
la derrota de conquistar espacios
en los que no me espera tu simiente.

Para nadie las voces
que han quedado en la calle y no son tú.




Saludos con el viento.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Os invito

Quería invitaros a visitar el blog de una compañera nuestra en esto del vicio por escribir. Está llevando a cabo una bonita iniciativa para unirnos con la poesía. Ella publica poemas de otros poetas en su blog (mañana publicará uno mío) además de escribir los suyos.
Aquí os dejo el enlace: http://poemasrecopiladosdemaria.blogspot.com/

Saludos con el viento.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Uno, dos, tres... Dieron las campanadas.
No abrieron brechas que el tiempo cerró.

Ya han pasado de largo
la tristeza y los tedios;
las plegarias marcharon
hacia otra madrugada;
los arcanos descansan
en su envoltura negra.

No quiero morir, quiero quedarme con vosotros.
No quiero morir... Me olvidaríais.






Saludos con el viento.


jueves, 3 de noviembre de 2011

Nunca

Ni el alma es solo blanca
y los instintos del infierno;
todos.
Ni el llanto es solo llanto
y la risa escapa de veras;
siempre.

Nunca quise decir nunca,
no digáis que lo habéis dicho y cumplido.
Si así fuera y demostrado quedase,
entonces yo, nunca he mentido.



Saludos con el viento.

Entradas populares