martes, 15 de marzo de 2016

Quién sabe...

Me siento a diario en mi banco de madera con un cojín sobre él para que sea más confortable; en mi banco de madera tono miel. Al ponerme a escribir, he estado a punto de hacerlo en una blanca y fría página de Word, pero he cogido mi pluma y un folio; la pluma resbala por él. Así no necesito cables ni batería. Puedo llevarlos encima, en mi bolso, y ponerme a hacer anotaciones incluso cuando me estoy dando el tinte en la peluquería.

La escritura tiene sus propios caminos, como la verdad, igual que Dios —que rezaría la Biblia— o como las cosas grandes. Mi intención es seguir escribiendo siempre, pero como esto es magia, a lo mejor no vuelvo a tomar mi pluma de aquí a cinco años o más... Y cuando pareciese que todo fue una fiebre pasajera que me empujó a las cavernas del papel, la tinta y las ideas, podría regresar a sus brazos, a los de mi banco de miel, y escribir algo que nunca se hubiese contado.


Saludos con el viento.

No hay comentarios:

Entradas populares