martes, 8 de febrero de 2011

Inauguración

Hoy inauguro “Miviento es”. No es mi primer blog, pero si es el primero donde prescindo del anonimato y muestro mi nombre en carne viva. Me da pudor hablar de mí, pero entiendo que hay ocasiones en las que procede; ese es el sentido de este blog, enlazar con quienes adoran el mundo de las letras; compartir y aprender con ellos.
El nombre de uno al lado de sus escritos es el mayor grado de desnudez, y hay que valer para aguantar eso; yo no sé si valdré o tendré que volver a parapetarme tras el anonimato para expresarme sin el yugo del juicio ajeno.
Por lo tanto no inauguro el blog con el pulso tan firme como quisiera ni con la certeza del éxito y la continuidad; a lo único que me aferro es a Miviento, el aliento de mis pulmones, que me dará alas y llenará cada espacio con letras volanderas que se resisten a morir.
Bienvenidos.

Saludos con el viento

4 comentarios:

Norberto García Hernanz dijo...

¡Ánimo con ese viento que se hace público!

María Blázquez Alonso dijo...

¡Gracias Norberto!
A ver si no me tiembla mucho el pulso...

Un abrazo

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Querida María:

Hay quien piensa que uno es una pluralidad de yoes, que uno es muchos, que uno no es, pues, uno. Basta leer un haz de escritos o poemas de diferentes momentos de nuestra vida. Qué tengo yo que ver con aquel que los escribió hace tiempo, con su sensibilidad y sus sentimientos, con sus pensamientos y sus deseos...
Y hay quien piensa que uno es uno, un centro permanente y estable, un invariable núcleo revestido de accidentáles y cambiantes proyectos y sensibilidades. El mismo abanico de escritos y poemas sirve para probar esta idea.
Quizás, como tantas veces ocurre, ambos lleven razón, pero no del todo. Quizás uno sea muchos, en efecto, pero hay unos unos más unos que otros. Lo que quiere decir: pasamos por muchas sensibilidades y sentimentalidades, pero queremos unas más que otras. Nos miramos en muchos espejos, pero las imágenes que nos devuelven no nos son iguales. Nos gustan más unas que otras. Nos reflejan mejor unos que otros, los espejos. Hay espejos más fieles y más mentirosos.
Por qué decir que este espejo es mejor, que esta imagen más fiel. Porque se ha sido los otros y ese ser nos da el conocimiento. Sólo quien se ha mirado en dos espejos puede elegir la mejor imagen...Eso has hecho tú, María. Has elegido a tu mejor yo para ponerlo al lado de tus escritos: María Blázquez.

Gracias.

María Blázquez dijo...

Me resulta difícil encontrar las palabras... y mira que me dedico a ello...

Debo ser yo quien te de las gracias por tus aportaciones que no hacen sino dar categoría al blog y por ese paseo completo que compruebo te estás dando por él. Magnífica satisfacción la del que se siente acompañado y compartido.

Respecto a los dos puntos de vista que me ofreces en tu comentario, creo que uno es uno, pero en constante evolución. ¿Significaría el cambio producido por esa evolución que uno ha dejado de ser el mismo? No lo creo. Mis sentimientos o emociones y como las siento, son las mismas, lo que puede cambiar es la forma de canalizarlas, perfeccionar nuestra forma de exteriorizarlas para ser menos dañina o más conmovedora.
Yo podría volver a escribir una y otra vez lo que ya escribí hace años, lo que ocurre es que no lo escribiría igual, por la evolución, pero son meras cuestiones estilísticas; el alma es la misma.
Sin ánimo de hacerme propaganda, mi libro constata esto. Lo escribí hace dos años, y no cambiaría ni un ápice.

De nuevo te doy las gracias.

Un abrazo.

Entradas populares