lunes, 25 de junio de 2012

Finalista en el XXVIII Certamen de Poesías de San Pedro


EL VUELO DEL CÓNDOR
A mi padre


Que el aire me desgarre el alma
si no lo cruza su vuelo,
si el cóndor pasa desplumado de emoción.
El aguacero de abril clamará
que no hay consuelo en las encinas
ni se ríen del frío los grajos;
que la tarde es gris de verdad.
No encontraré bálsamo en aquellas páginas
si quedan los versos privados de la voz
-¡la única!- que sabía llorarlos.

Cuando tu ausencia sea mi losa
-tan cruel, tan pesada, tan grande-
y yo hierro frío estancado en ella,
caducarán los libros, huiré de mitos, de héroes.
Cuando no halle medios que a mí te devuelvan,
las alas del viento, cedazos rotos,
no traerán neblina verde
a las sombras de la dehesa;
injustificable la risa, habré de reinventarme.
Cuando sólo en tu voz  encuentre alivio
justo en el instante en que te pierda,
¿serás tú el cóndor que pase?
¿será tu aliento el que sobrevuele la montaña?
¿o ya no habrá verde, ni héroes, ni cóndores?

El día que te vayas, destronarás mi sierra.




http://www.youtube.com/watch?v=-V5mpJ8iA38

Saludos con el viento.

8 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Conmovedores versos que hablan de una calidez y una calidad evidentes.

María Blázquez dijo...

Muchas gracias Amando. Los escribí con emoción y todo mi amor.
Un abrazo.

Gema Moratalla García dijo...

Enhorabuena, María. Tu lista de premios no para de aumentar! :)

María Blázquez dijo...

Gracias Gema. Cualquier reconocimiento es bienvenido, pero los recibo como una señal de ir mejorando, eso es lo que más me importa.

Un abrazo.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Enhorabuena, María.

Lo recuerdo perfectamente. Desde el momento de tu nacimiento hasta el instante de tu muerte hay modelos que tienes que seguir igual que tienes que respirar cada bocanada...

Un abrazo.

María Blázquez dijo...

A veces es difícil distinguir entre lo que tienes que conservar o lo que debes dejar en el camino y ni siquiera molestarte en mirar atrás.

Gracias amigo. Un abrazo.

Amando García Nuño dijo...

Sigues escribiendo con el corazón y el bazo vomitando por los versos.No añadiré más que yo he perdido a mis dos padres en los últimos años. Tu sierra aún no está destronada. Disfrútala.

María Blázquez dijo...

Gracias Amando. Siento mucho tu falta. Espero que la amistad sincera palíe un poco ese vacío inconmensurable.
Un abrazo.

Entradas populares