jueves, 5 de julio de 2012

Poeta




¿Puede un poeta no entender
sus propios poemas?
¿Puede componer y desgranar sus versos
para abandonarlos en el hospicio
de la desidia
ante la incomprensión de su rumbo?
¿Puede marcar con dos diagonales
el folio repleto
de ideas que ha sangrado su mano
y se muestran como un idioma ininteligible
cual insulto a su numen,
mostrando la disidencia entre su alma y su intelecto?
¿Puede hundir en el papel su frente
igual que en un mundo abisal
de especies desconocidas
donde no encuentra un reflejo semejante
que le haga sentirse menos solo?

Como el cocodrilo llora sin saberlo,
como la sombra es negra,
así como Aquiles con su tendón es Aquiles,
tú, poeta, lo eres por defecto.
---

Saludos con el viento.

13 comentarios:

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Sólo tú, que sabes qué virtud liberadora tiene la palabra, podías darnos una respuesta tan honesta.

Un abrazo.

María Blázquez dijo...

Creo que la honestidad es primahermana de la verdad y, dicen, ésta nos hace libres...
El hipócrita tiene algo que esconder o miedo a mostarlo. Es prisionero de su hipocresía.

Gracias Juan.
Abrazos con el viento un tanto... Bueno, abrazos.

Marinel dijo...

La verdad es que quien es poeta de verdad,la poesía es intrínseca y brota sin entenderla a veces.
Como teniendo vida propia.
A ti te ha brotado el poema solo intentando comprender,profundizar en tu hermoso vasallaje hacia él.
Besos.

María Blázquez dijo...

¡Qué bonito lo de vasallaje Marinel! Somos siervos de la Poesía.
Gracias por comentar.
Un abrazo.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

No te entiendo, María. Bueno, últimamente no entiendo nada. La poesía, como la naturaleza, es desleal en su inocencia...

Un beso.

María Blázquez dijo...

No es nada Juan, que el viento anda un tanto enrarecido porque yo ando un poco bajita de ánimos... Son rachas. Quizá el cansancio acumulado.

Um fuerte abrazo.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

He leído tu novela corta. Me he quedado aturdido sin saber qué hacer o qué decir. La he visto nacer, los ojos muy abiertos y blancos, imagino que ciegos...

Ya hablaremos.

Un abrazo fuerte.

María Blázquez dijo...

Gracias, Juan, por tu tiempo y tus ojos, nada ciegos, sobre mis humildes letras.

Hablamos cuando tú quieras, ya me dirás, mi correo está a tú disposición. Para lo bueno y para lo malo.

Un abrazo fuerte.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

¿ Sabes cuál es tu problema ? Que sientes unas terribles ganas de decir, que tienes vocación de narradora, y a la vez sientes hambre de autenticidad. Eso hace que todo cuanto escribas te resulte inane, vano, humo, nada. Todo está ya dicho, todo está experimentado y, lo peor, hemos sometido todo al analisis y cogido las vueltas a lo que nuestros padres todavía disfrutaban con la ingenuidad del niño que se deja engañar. Conocemos todos los mecanismos de los juguetes, María, aunque para ello hemos tenido que romperlos... de perderlos para siempre.


Un beso.

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Creo que es el problema de nuestro tiempo, que sabemos demasiado. Por eso somos tan ignorantes y tan infelices.
Sabes mejor que nadie lo que te estoy contando, y precisamente me refiero a esa sensación que tanto hemos comentado, la sensación de que yo puedo ver las intenciones de tu relato, tu técnica, tus trucos. Y no porque no los ocultes mejor que nadie, sino porque mi mirada siempre es la misma, analítica, escrutadora, insaciable...
¿ Pero sabes también lo que pienso, María ? Que esta impresión de haber llegado a un callejón sin salida, de que nada puede ya decirse - al contrario que tu adorable personaje -, es algo exclusivamente personal y que no refleja el estado de cosas. No es que no pueda ya contarse nada, es que " yo no puedo contarlo ". Pretender que uno ha ajustado la sensibilidad a la del tiempo es pecar de ingenuidad y soberbia a la vez...

Espíritu Destilado dijo...

Se necesita un poeta?
Necesitamos dibujar las palabras?
O nos refugiamos detrás de las rimas como escudo de nuestros espejos?

Cuando hablamos nos hacemos poetas.

María Blázquez dijo...

Querido Juan:

Tus palabras siempre me hacen reflexionar. Ya lo sabes...
También sabes que el escritor conoce más que nadie los detalles y el carácter de sus personajes y que no necesariamente tiene que exponerlos todos en la novela. En este caso, la protagonista quizá fue acusada de inanidad , por eso mismo, pretende defenderse de esa acusación o demostrar que es radicalmente lo contrario.

Cierta es mi preocupación respecto a que todo está escrito, dicho y cómo contar algo que diga algo, ese es uno de mis principales objetivos al escribir.

Todo esto sería objeto de una larga conversación ¿verdad?

Un abrazo fuerte.

María Blázquez dijo...

Espíritu Destilado:

Al menos yo, no me refugio en las rimas ni en las palabras como escudo de ningún espejo. Precisamente lo que escribo es el espejo... Y escribo como un ejercicio de libertad, a la vez que intento crear algo bello.

Lo siento, pero no creo que todo el que hable se haga poeta, igual que no todo el que habla es filósofo o político... Creo que la poesía es un modo de mirar lo que nos rodea y de vivir las emociones, después, el poeta, lo plasma en palabras.

Si se necesitan poetas o no, eso ya queda para los gustos, opiniones o preferencias de cada uno.

Gracias por comentar.
Un saludo.

Entradas populares