domingo, 10 de noviembre de 2013

Un poema de Blanca Varela

Curriculum vitae


digamos que ganaste la carrera
y que el premio
era otra carrera
que no bebiste el vino de la victoria
sino tu propia sal
que jamás escuchaste vítores
sino ladridos de perros
y que tu sombra
tu propia sombra
fue tu única
y desleal competidora.


---
Soberbio...

Saludos con el viento.

4 comentarios:

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Lo que representamos o, en otros términos, nuestra existecia en la opinión ajena es , como consecuencia de una debilidad particular de nuestra naturaleza, muy apreciada generalmente, aunque esta reflexión - verdadero tesoro que nos regalas - pueda enseñarnos que es de ninguna importancia para nuestra felicidad.

Un abrazo fuerte.

María Blázquez dijo...

La inteligencia, la contundencia y la cordura del poema, son lo que me puede...

Abrazo.

Amando García Nuño dijo...

A mí me puede esa sombra desleal, a la que -sin embargo- tengo un cierto apego. Quizá porque me pone en mi sitio, como los ladridos, la sal o la carrera infinita.
Abrazos, siempre

María Blázquez dijo...

Totalmente de acuerdo. No se puede mirar hacia otro lado para no ver esa sombra desleal que en muchos momentos está,claro que está, y es con quien te toca celebrar la "victoria".

Mi abrazo.

Entradas populares