lunes, 21 de diciembre de 2015

Orgía

Al abrigo de un folio, desprovista de tintes,
mis ojeras no confunden su destino;
saben que buscan el papel para mostrarme,
ya sin velos, pinturas ni abalorios,
como salí del vientre materno.

Tantas veces frente al folio
que todas son la misma,
alumbradas por el ansia ciega
de mi mano. Le gusta escribir,
le aburre el sueño y luego se arrepiente,
se aferra a las sábanas
en un despertar tardío tras la cópula
entre dedos y pluma,
una orgía que revienta, eléctrica,
y se vierte en las hojas secretas
de la cama que nadie llegará a deshacer,
aquel sitio donde se aman
sin más droga que esta locura de letras.


Extenuados, caen... Amanece.



Saludos con el viento.

No hay comentarios:

Entradas populares