domingo, 9 de octubre de 2011

Eva




La Mujer estaba cansada, rota por dentro,
tanto, que a veces escribía aires
repletos de expansión y de poesía,
y otras nacían de sus dedos versos
igual que lunáticos cuervos negros.


Saludos con el viento.

5 comentarios:

Bigmouth dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bigmouth dijo...

Que certeza tan negra y volatil nos muestra la poesía.

TORO SALVAJE dijo...

Pobre mujer.
Necesita que alguien la ame, la cuide y la haga sonreír.
Estamos tan rotos...

Besos.

María Blázquez dijo...

Hola Toro. Bueno, es una forma cualquiera de describir de lo que puede ocurrirle a cualquiera que escribe.

Besos.

María Blázquez dijo...

Hola Bignouth, así es, la poesía lo muestra todo.

Un cordial saludo.

Entradas populares